Volver a los detalles del artículo Entonces pienso en vos y me dan ganas de hacer poesía: con tu mirada, tu sonrisa, tu boquita, tu cintura, tu cuerpo entero, tus buenos días, tus ‘¡qué hambre!’, tus ‘lindos sueños’ Descargar Descargar PDF