Una sensación cómicamente mortal

  • Daniela Andrea Cuello Kafury
Palabras clave: Una, sensación, cómicamente, mortal,

Resumen

Todo empezó en la Pontificia Universidad Javeriana Cali. Leyla y yo esperábamos a Gina en Palmas para ir a comer cereal en Willy Wonka en la ICESI, y de paso para recoger a Cami -otra amiga- en el JETTA de Leyla. Mientras que Gina salía de su clase, Leyla se antojó de chontaduro, así que cuando Gina por fin se dignó a salir, nos montamos al carro -por cierto estaba lejísimos- y fuimos a saciar el antojo de Leyla en la entrada de la universidad donde venden chontaduro, mango viche y grosellas.

Para hacer la compra, Leyla debía aparcarse del lado izquierdo, pero había un pequeño inconveniente: La ICESI quedaba hacia el lado derecho, por lo que cruzar a la derecha era casi imposible pero debido a la forma en que maneja y a que solo sabe conducir automóviles automáticos, logró atravesar rápidamente la hilera de carros que salían de la Javeriana. En esa odisea supe que no era prudente dejar que ella manejara. Ese día, si no moría, era por pura suerte.

Cómo citar
Cuello Kafury, D. (1). Una sensación cómicamente mortal. Medicina Narrativa, 1(2). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/469
Sección
Prosa Diversa