Médica y misionera

  • Daniela Jiménez Paredes
Palabras clave: Médica, y, misionera,

Resumen

Muchas cosas han llegado a mi vida, sin haberlas pedido. Ser parte del Centro Pastoral San Francisco Javier, es una de ellas. Aún recuerdo el día en que me entraron las ganas de asistir al seminario taller de liderazgo que ofrecía el Centro de Bienestar por un mail que llegó a mi correo y al que luego hice caso. Dos semanas después, recibí una llamada de Carolina y Alfred, invitándome al campamento de Misión, que sería en Diciembre. Entonces, hice la entrevista con el padre Hugo Alexis y me fue bien. Al finalizar mi primer semestre de Medicina, ya había ido participado en dos actividades importantes. En segundo semestre, hice parte de casi todas las actividades que organiza el Centro de Pastoral. Hay algo ahí que me hace feliz. Es difícil explicarlo. He conocido personas maravillosas con quienes he construido amistades verdaderas que se fundamentan en ideales y vocación similar: El servicio. Tengo miles de anécdotas acerca de las experiencias vividas. También hay llanto, dolor y alegrías. Puedo decir que ahí está Dios. En medio de cada extenuante caminada de misiones o de inserción, es posible apreciar el paisaje o interpretar una bella canción. Cuando estoy con personas conocidas o desconocidas, siento que estoy rodeada de hermanos, de amigos de toda la vida. Lo que nos conecta es el deseo de ayudar a la humanidad. Todo comienza con acciones simples y concretas, por ejemplo, regalar una sonrisa. Basta con querer contribuir al cambio y dejar que las cosas fluyan de manera simple…es como dice un personaje conocido, pensar que “eso sale”. El Centro Pastoral y el servicio son mi ruta perfecta. Aunque la Medicina absorbe casi toda mi vida, el hecho de servir y conocer gente nueva, me oxigena.
Cómo citar
Jiménez Paredes, D. (1). Médica y misionera. Medicina Narrativa, 2(2). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/526
Sección
La vocación médica