Aquel personaje

  • Juan Diego Canencio Ordoñez
Palabras clave: aquel, personaje,

Resumen

Dedicada a mí muy querido primo Oscar Andrés Canencio Días antes había conocido a alguien que de verdad me llamaba la atención, una niña de cabellos castaños y un cuerpazo. Lo mejor era que ella me copiaba. Vivía los mejores momentos, salía con mis amigos, estaba en vacaciones ¿Qué más le podía pedir a la vida? Sin embargo, la dicha no duró como esperaba. Su nombre era Daniela. Ese día me dijo que tenía planeado visitar a Camila que vivía cerca a mi casa y que si podíamos vernos. La idea sonaba interesante y por eso contesté que sí, sin pensarlo. Me llamó cerca de las 7:00 p.m. Fue entonces cuando tomé mis llaves y salí hacia la casa de Camila. Me recibió con un abrazo, estaba tan bonita. Me di cuenta que de verdad me estaba gustando. Me regaló una manilla de pasto, un detalle muy tierno. Al momento, Camila me preguntó: ¿Qué haces aquí? Me limité a decirle que estaba de visita. Me invitaron a seguir y al entrar, escuché unas risas provenientes de dentro de la casa. Al parecer estaban con unos amigos, así que preferí salir diciéndole: “Hablamos luego”. Me fui para la casa de un amigo que vivía con sus padres. Hablamos un rato y hasta jugamos. Al rato, recibí una llamada… tal vez hubiese preferido no contestar.
Cómo citar
Canencio Ordoñez, J. (1). Aquel personaje. Medicina Narrativa, 2(2). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/551
Sección
La muerte de los seres queridos