El abuelo y yo

  • Paula Andrea Ocharán Barona
Palabras clave: el, abuelo, y, yo,

Resumen

Lima, Perú. Agosto del 2002. Viajé para conocer a mis abuelos y a mi familia paterna. Estuve tres días en Lima y luego tomé un avión hacia el Cuzco. Mi abuelo fue uno de los primeros en saludarme. Nunca nos habíamos visto pero sentí que teníamos una conexión especial. Después de varios días, todos notaron que el abuelo y yo nos llevábamos muy bien. Pasábamos juntos todo el día. Siempre por la tarde, me llevaba al parque y de regreso me compraba ositos de goma. Un día mí prima Valeria y yo jugábamos a las muñecas y de un momento a otro, ella me mordió en el brazo. Alcanzó a salirme un poco de sangre. El abuelo la reprendió, me limpió y me puso un pedazo de venda en el brazo. Como yo lloraba mucho, el abuelo me llevó un helado para calmarme. Yo no sabía que uno de los motivos de nuestro viaje eran las bodas de oro de mis abuelos. Esa tarde de la celebración, mi tía puso un lindo vestido sobre mi cama y me pidió que le ayudara a hacer la torta para la fiesta. Todo salió muy bien. A la mañana siguiente, me desperté con un fuerte dolor de cabeza y me di cuenta de que mi nariz estaba sangrando. El pecho me latía muy rápido y al asustarme lo primero que hice fue gritar ¡abuelo…! Llegó muy rápido. Se asustó al verme y le dijo a mi abuela que llamara al doctor. Este llegó una hora después, me revisó y luego habló con mi abuelo. Le explicó que solo era taquicardia producida por la altura y que mejor que mantuviera en reposo.
Cómo citar
Ocharán Barona, P. (1). El abuelo y yo. Medicina Narrativa, 2(2). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/552
Sección
La muerte de los seres queridos