Martes, principio de semana

  • María Alejandra Nagles Hurtado
Palabras clave: Martes, principio, de, semana,

Resumen

Abro lentamente los ojos y diviso el techo blanco. Cinco minutos después, escucho la alarma y pienso: Martes… principio de semana. Hay clase de Célula y estoy a dos días del parcial. Llego sin contratiempo a la universidad, cosa que me alegra. En el transcurso de la mañana recibo llamada de mi madre, diciéndome que en un intento de robo le han dado dos tiros a mi tío. Repite que se encuentra consciente lo cual en medio del caos, es un excelente síntoma. Me dice que debía ser trasladado a Cali pero por su gravedad, el viaje es un alto riesgo. Y que deciden dejarlo en Buga, a la espera de varios especialistas. Coincidencialmente este es el día de uno de los pagos de la matricula de la universidad. Le recuerdo a mi madre, sabiendo que ese día sería imposible efectuarlo. Me dirijo a la Facultad y expreso mi inquietud a la Dr. Gloria para no tener mayores problemas en financiero y me permitan otro recibo con fecha de dos días después. En medio de la charla ella me dice: “Somos tan frágiles”. Tras escuchar, mi mirada se pierde en el tiempo y en el piso rojo de su oficina. Me digo a mi misma: “Realmente lo somos”. Recreo a mi tío con dos disparos en la cabeza, indicándole a un señor cómo manejar su carro automático. Pienso hasta qué punto las ganas de sobrevivir nos ayudan, si será una reacción instintiva o quizás la fuerza de no imaginar la vida sin las personas que amamos. Nuestro cuerpo puede adaptarse a situaciones adversas.
Cómo citar
Nagles Hurtado, M. (1). Martes, principio de semana. Medicina Narrativa, 2(2). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/557
Sección
Relatos de enfermedad