Querida señorita Regardie

  • Stephania Marulanda Hohmann Pontificia Universidad Javeriana, Cali
Palabras clave: querida, señorita, regardie,

Resumen

Hoy me decido a escribirle esta carta para compartirle lo que ya hemos superado; gracias a su mágico apoyo desde la distancia hemos crecido un poco más comprendiendo ahora el valor de la muerte.

Mi abue ya empieza a mostrar mejoría, se nota su cálido semblante, y el positivismo empieza de nuevo a ser parte de ella; ya en su discurso no es reiterativo su deseo de morir y el sentimiento de inutilidad para con este mundo. Ahora nos expresa que se siente mejor y pregunta cómo puede esforzarse para empezar a acelerar su mejoría.

He querido hace mucho contarle cómo fueron estos meses de tristeza, dolor y agonía, al no saber qué afligía el alma de nuestra abue, y de paso la de quienes tanto la queremos; eran ya fatigantes las constantes idas en la tarde, madrugada o noche a urgencias. Su enfermedad no tenía horario ni piedad y para más pena, mi abue ya rehusaba salir de casa para tener que esperar por largas horas en una sala llena de enfermos, volver a casa toda lastimada (por los fallidos intentos de canalizarle una vena) y con una incansable y costosa lista de medicamentos que el POS no cubría.

Biografía del autor/a

Stephania Marulanda Hohmann, Pontificia Universidad Javeriana, Cali
Estudiante carrera de Psicología
Cómo citar
Marulanda Hohmann, S. (1). Querida señorita Regardie. Medicina Narrativa, 3(1). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/642
Sección
Relatos de enfermedad