Cabezazos a la escalera

  • Lina Alejandra Uribe Heano Pontificia Universidad Javeriana, Cali
Palabras clave: cabezazos, a, la, escalera,

Resumen

En algún tiempo durante mi infancia me pregunté por qué mi papá y mi tía no lograban llevarse bien. Parecía ilógico, pues mi tía, quien además es mi madrina, estuvo siempre pendiente de que yo estuviera bien y que no me faltara nada. ¡Ay, cosas de grandes! Mi primo y yo jugábamos, peleábamos, nos agarrábamos del pelo y llorábamos, pero momentos después olvidábamos todo y comenzábamos la nueva travesura. Lastimosamente, la relación entre mi papá y mi tía era distinta y hubo algo que él nunca pudo perdonarle.

Cuando mi mamá vio a mi abuelo y a mi tía, en la universidad en la que ella estudiaba, con la cara bañada en lágrimas, se imaginó lo peor: quizás la abuelita había muerto. Afortunadamente la tragedia no alcanzaba esos límites. “Se cayó… fue Lina… se rodó por las escaleras desde el segundo piso…”, le dijo mi tía con las palabras que el llanto y el pánico le dejaban pronunciar. Mi mamá, como toda madre cuando recibe una mala noticia de su hijo, salió corriendo y atravesó la calle sin pensar en que podía terminar bajo una llanta. Tomó un taxi y empapó los cojines con sus lágrimas. El señor taxista pensaba que la habían robado y ella, muy en el fondo, pensaba que hubiera preferido eso.

Biografía del autor/a

Lina Alejandra Uribe Heano, Pontificia Universidad Javeriana, Cali
Estudiante carrera de Comunicación
Cómo citar
Uribe Heano, L. A. (1). Cabezazos a la escalera. Medicina Narrativa, 3(1). Recuperado a partir de https://revistas.javerianacali.edu.co/index.php/medicinanarrativa/article/view/649
Sección
Relatos de enfermedad